BETÓNICA (Stachys officinalis)

Esta planta se encuentra con frecuencia entre las hierbas silvestresde los prados de Europa.

Muy atractiva como planta de arriate, la betónica ha sido valorada por sus propiedades curativas durante miles de años, y sigue siendo masivamente
utilizada por herbolariosy homeópatas, principalmente
como sedante.

BETÓNICA Stachys officinalis
Perenne y resistente, forma una mata deflores violetas o blancas. Planta ideal para arriates, con una larga historia de uso medicinal.

Flores violetas o blancas, en espigas que aparecen en verano. Hoja oblonga,muy veteada, festoneaday sin pecíolo.

Tallo cuadrangular y velloso.
Forma una mata.Raíces gruesas y fibrosas.

La que es hoy una popular planta de arriate fue un curalotodo en la Edad Media, que se cultivaba habitualmente en los jardines de los boticarios y de los monasterios.

La betónica mejora la digestión, estimula la circulación cerebral y se ingiere para catarros, sinusitis, dolores de cabeza, neuralgias, gastritis, presión alta y problemas asociados a la menopausia (aunque puede producir diarrea y vómitos, por lo que no debe tomarse durante el embarazo). También resulta
eficaz su aplicación a pequeñas heridas infectadas, hematoma s, úlceras, irritaciones de garganta e inflamaciones de las encías.
Las hojas secas se añaden al tabaco herbolario para su inhalación nasal

Tradicional curalotodo

Desde los antiguos egipcios hasta los anglosajones, muchas sociedades han atribuido a la betónica poderes medicinales y mágicos. En los tiempos de la antigua Roma, Antonio Musa, médico del emperador César Augusto, escribió un libro sobre esta hierba, donde la recomendaba para curar nada menos que 47 enfermedades -especialmente de la cabeza y de los nervios- y para
protegerse contra los maleficios.

Buena suerte

El viejo proverbio italiano ‘Vende tu abrigo y compra betónica’, refleja la importancia que se daba a esta planta en la vieja Europa, donde se utilizaba para tratar una larga lista de enfermedades, desde la ictericia hasta la hidropesía. A menudo se llevaba colgada del cuello para tener buena suerte, o se plantaba en los cementerios para ahuyentar los malos espíritus .
Existía otra superstición según la cual los animales salvajes conocían también los poderesde la planta. Se decía que un ciervo herido por una flecha
comía betónica para curarse.
Una infusión suave era comoun sabroso té. Y las hojas frescas se utilizaban para teñir la lana.
En nuestros días, la betónica suele cultivarse por su atractivo visual; las hay en blanco y rosa: S. officinalis ‘Rosea Superba’, con sus grandes flores de color de  rosa, es una opción ideal para arriates de verano.

 

 Medicinal. La planta estera tiene propiedades sedantes y astringentes. Se toma para aliviar dolores de cabeza, ansiedad, neuralgias, sinusitis, catarros y gastritis.
Favorece la digestión, reduce la presión sanguíneay puede aliviar los trastornos de la menopausia. Se usaen homeopatía contra el asma y lamigraña. Externamente, se aplica a heridas infectadas, úlceras, hematomas, irritaciones de garganta e inflamaciones de las encías.

PRECAUCIONES. Puede producir diarrea y vómitos si se abusa de ella. Nunca debe tomarse durante el embarazo.

Deja un comentario