ESPICANARDO AMERICANO (Aralia racemosa)

El espicanardo americano ocupa desde hace siglos un lugar destacado en la medicina tradicional de los indígenas norteamericanos.

Una planta majestuosa

El espicanardo americano es una planta vistosa, con diminutas flores y hojas muy grandes, que llega a superar los 2 m de altura, por  lo que resulta fácil de distinguir en la naturaleza. Su poder curativo se encuentra en sus gruesas y aromáticas raíces y rizomas, de sabor dulce y picante, que tienen propiedades
diuréticas y expectorantes, además de ser antipiréticas y actuar como reconstituyente general.

Flores pequeñas, de color verde muy claro. Aparecen en verano, seguidas de bayas de color negro violáceo. Tallo de hasta 2 m de altura, muy ramoso.

ESPICANARDO  AMERICANO ** Aralia racemosa

Planta resistente perenne, originaria de las regiones orientales de Norteamérica, muy empleada en la medicina tradicional.

Se prescribe para tratar las dolencias reumáticas, la bronquitis, la gota, las afecciones cutáneas y el envenenamiento de la sangre, y se puede aplicar
externamente para aliviar las llagas y otros tipos de inflamaciones y erupciones cutáneas.

Los especialistas en medicina ayurvédica creen que posee efectos rejuvenecedores.

Propiedades analgésicas
Mucho antes de que llegasen los colonos europeos e incorporasen estas plantas a su propia medicina, los indígenas americanos ya conocían las
propiedades terapéuticas de las distintas especies de Aralia.
La tribu ojibwa mezclaba Aralia racemosa con ásaro canadiense (Asarum canadense) para hacer cataplasmas que aplicaban sobre los huesos rotos,
o lo bebían en tisana para calmar el dolor del parto y para tratar los problemas menstruales.
Asimismo, la tribu potawatomiutilizaba las raíces molidas para reducir la inflamación, mientras que los cherokis creían que en infusión curaba el dolor de espalda.

Más tarde, los colonos europeos utilizaron el espina cardo para tratar el asma, la tos, el reumatismo, las afecciones cutáneas y los trastornos relacionados con los pulmones. También tenían aplicaciones medicinales otras especies de Aralia, entre ellas A. nudicaulis, para la tos, o mezclada con bastón del diablo
(A. spinosa) como tónico y estimulante de la transpiración.
En la medicina tradicional china, A. chinensis se utilizaba como analgésico y reconstituyente en el tratamiento de la artritis reumatoide. El espicanardo
americano también se empleaba para tratar la sífilis.

También es una bonita planta ornamental, notable por su llamativo y exótico
aspecto y por su espectacular altura.

Medicinal. Diurético, expectorante, antipirético y tónico general. Se prescribe para las dolencias reumáticas, bronquitis, gota, afecciones cutáneas y el envenenamiento de la sangre; uso tópico contra llagas e inflamaciones.

En la medicina ayurvédica se considera que tiene virtudes rejuvenecedoras. Los pueblos indígenas americanos lo usaban para tratar la hinchazón, el dolor de espalda, las fracturas de huesos y los dolores del parto.

Deja un comentario