FRESA SILVESTRE (Fragaria vesca)

El dulce y delicado sabor de la fresa la ha convertido en una de las frutas
preferidas en todo el  mundo. Además de sus  cualidades refrescantes y astringentes, tiene una variedad de aplicaciones medicinales. Las raíces y  las hojas contienen taninos y actúan eficazmente contra la diarrea, problemas digestivos y la gota. Así mismo, el fruto es un eficaz diurético y laxante.

Flor blanca y delicada, de cinco pétalos, con centro dorado.Hojas verdes, trilobuladas, con foHolos  aserrados.

Hojas verdes, trilobuladas, con foHolos aserrados.
Tallo verde rojizo y velloso.

FRESA SILVESTRE  Fragaria vesca

Perenne, resistente, rastrera, con largos sarmientos y frutos dulces y fragantes. Se encuentra en regiones templadas del Norte.
Fragaria vesca Posiblemente debido a que su medio natural es la sombra de los bosques, la leyenda popular suele asociarla con hadas y duendes.

Las fresas silvestres son más pequeñas que las híbridas y también difieren en su forma; pero su utilización es la misma, y se aprecian especialmente por su aroma

Variedad de usos

El jugo de fresa ha sido utilizado durante siglos para untarse la cara y aliviar las
quemaduras del sol y eliminar las manchas de la piel y de los dientes. La infusión de sus hojas puede beneficiar la piel grasa.

El fragante fruto posee un cuantioso contenido de vitamina C, y resulta delicioso con nata fresca o añadido a pasteles, conservas, vino· y bebidas refrescantes. Las hojas estrujadas pueden utilizarse para dar sabor al caldo de carne.

Fruto de hadas

El nombre común del fruto procede del latín (!raga), lo mismo que ‘frambuesa’. Quizá debido a que su medio natural son los bosques, se ha asociado tradicionalmente al  entorno de las hadas. En Baviera, se ata un cesto del fruto entre los cuernos de una vaca como ofrenda a los duendes. En el siglo XVI se incluía la fresa en unos ramilletes aromáticos que la gente llevaba para
ahuyentar las enfermedades y los malos olores.

Variedades alpinas

La fresa silvestre se encuentra en Europa, América del Norte y Asia occidental, donde se han producido variedades como la fresa alpina R vesca ‘Alexandria’ y R vesca ‘Baron Solemacher’, las cuales dan un fruto más
grande y más aromático.

Son más pequeñas y redondas que la fresa cultivada o fresón, que se desarrolló en el siglo XVIII mediante el cruce de la R chiloensis con la R virginiana. La planta silvestre,  con sus delicadas flores blancas  y su penetrante aroma, puede  ser un complemento ideal en cualquier jardín, tanto por su fruto como por su valor ornamental. Siémbrela en otoño, al sol o con sombra parcial, en una tierra rica en humus.
Estas plantas han de reemplazarse a los dos años.

Culinario. El fruto se come con nata o se usa en pasteles, confituras, jarabes y bebidas varias.

 Medicinal. Las raíces, las hojas y el fruto se toman por vía interna para tratar diarreas, problemas digestivos y gota. Remedio homeopático para los sabañones. Se aplica para tratar quemaduras solares y manchas de la piel.

Cosmético. Hágase friegas con el jugo boca con él durante cinco minutos para eliminar las manchas de los dientes. Luego aclárela con agua tibia y un poco de bicarbonato sódico. La decocción de hojas es astringente.

 Doméstico. Añada hojas secas al popurrí. Incluya hojas frescas en ramilletes aromáticos .
PRECAUCIONES. Algunas personas son alérgicas a las fresas.

Deja un comentario