GALEGA (Galega officinalis)

Es una de las hierbas medicinales más interesantes del botiquín popular. Su otro nombre común, ‘ruda cabruna’, se debe a que el follaje desprende un olor
desagradable cuando se estruja.
Es un arbusto originario del sur y del centro de Europa, de Asia occidental y del este del África tropical. Sus flores, de color azul lavanda, rosa y blanco, la hacen muy atractiva para los jardines.

Producción de leche

El nombre ‘galega’ proviene de la palabra griega para la leche, gala, debido a su más que demostrada capacidad de incrementar el rendimiento de leche en el
ganado y estimular la lactancia en las madres. Amarga y ligeramente diurética, reduce también el nivel de azúcar en la sangre y facilita la digestión. Varios preparados hechos con esta planta sirven ‘para mitigar algunas dolencias, como la diabetes del adulto, la pancreatitis y, en especial, el estreñimiento crónico causado por una insuficiencia de enzimas digestivos.

La galega todavía reviste importancia económica, ya que sigue dándosele al ganado para

GALEGA –  Galega officinalis

Resistente, perenne, crece silvestre en Europa central y meridional así como en Asia occidental.Flores axilares en racimos de largos pedúnculos, de
tonalidades entre lavanda y blanco. Nacen donde las hojas se juntan con el tallo. Semillas en pequeñas vainas pardas algo alargadas aumentar la producción de leche.
El jugo fresco se utiliza como coagulante para elaborar queso.

Remedio contra la peste

La reputación según la cual mejora el rendimiento de leche del ganado se remonta a muchos siglos atrás, pero se confirmó en 1873, cuando investigadores franceses realizaron experimentos que demostraron que con esta hierba la producción lechera aumentaba entre un 35 y un 50 por ciento. También sus propiedades curativas están bien definidas: antaño era un arma
básica para combatir la peste, la fiebre y las enfermedades infecciosas, de ahí su nombre alemán, Pestilenzkraut.

Una alternativa blanca

En nuestros días, suele cultivarse como arbusto ornamental, pues combina muy bien con otras plantas de tonalidades rojizas, rosáceas o violáceas. La variedad G. officinalis ‘Alba’ se emplea mucho en los arriates; posee racimos de flores axilares, pero de color blanco puro en lugar de azul lavanda y rosa. Lo mismo que la especie principal, llega a medir 1,5 m de altura. El cultivo resulta bastante sencillo, ya sea mediante semillas o esquejes.

Es aconsejable plantarla entre arbustos fuertes para que sus tallos tengan donde apoyarse, o usar rodrigones en las plantas ya maduras a principios de la temporada de crecimiento, de forma que no se caigan cuando empiecen a aparecer

 Medicinal. Favorece la lactancia en las madres; ligeramente diurética y reduce el nivel de azúcar en la sangre; adecuada para la diabetes del adulto. Estimula la digestión, sobre todo en casos de estreñimiento crónico causado por la insuficiencia de enzimas digestivos. La planta completa puede tomarse por vía oral en infusiones, extractos líquidos o tinturas, para tratar la pancreatitis.

Deja un comentario