GALIO (Galium verum)

Las diminutas panículas de flores amarillas del galio alegran las praderas y las cunetas por toda Norteamérica, Europa y Asia. La principal utilidad de esta planta es cuajar el queso como sustituto del cuajo. Es, además, una hierba medicinal astringente, ácida y diurética, eficaz sobre todo contra los problemas de vejiga y riñón, y para mitigar los
espasmos. Al contener un anticoagulante, el jugo fresco contribuye a cortar las hemorragias al aplicarlo sobre la herida. De las hojas se obtiene un tinte amarillo que todavía posee valor comercial como colorante en la mantequilla y el queso.

Historia herbolaria

El nombre latino Galium proviene de la palabra ‘leche’ en griego, gala, en alusión a la importancia de esta planta en la elaboración del queso, pero no es ésta la única especie de Galium que posee la propiedad de cuajar la leche varios parientes de este género que

Flores muy numerosas en pequeñas panículas terminales, de color amarillo
intenso, con un fuerte aroma a miel.

Galium verum

El galio se cultiva a veces como planta ornamental. Es preferible sembrarlo en abundancia, para que en verano sus flores amarillas den al jardín una bonita pincelada de color.

GAllO Galium verum Planta resistente perenne que crece espontánea desde Norteamérica hasta el occidente asiático.
Se utiliza para cuajar y colorear el queso

Hojas pequeñas, casi filiformes y puntiagudas, en vertilicios de 8-12, con vello fino en el envés.

cuenta con más de 400 especies de plantas anuales y perennes ostentan la misma virtud.

Al igual que muchas otras plantas, el galio recibe diversos nombres populares, entre ellos ‘cuajaleche’ y ‘hierba cuajadera’, nombres que dejan bien clara su principal función. Los clanes escoceses cuajaban y coloreaban
el queso con Galium verum, mientras que los habitantes de las islas Hébridas empleaban un tinte extraído de esta planta para teñir la lana. En Irlanda, del tallo y de las hojas se obtenía un tinte amarillo.

El galio era un remedio tradicional contra la epilepsia y la histeria, así como contra los problemas del aparato urinario. Culpeper menciona una decocción para cortar las hemorragias nasales, en tanto que Gerard hace referencia a un ungüento bueno para que se lo unte el cansado viajero.
Con las panículas de flores se preparaba una refrescante bebida estival. En la actualidad, esta planta se cultiva a veces como ornamental, aunque no es tan popular como su pariente cercano la aspérula olorosa (Galium odoratum).

 

 Culinario. Sirve para cuajar la leche y dar color al queso. Los capullos de flores se remojan en agua para elaborar una bebida refrescante y ácida.

Medicinal. Se usa en el tratamiento de problemas de vejiga y riñón; se toma completa en infusión, en extracto líquido o en comprimidos. Diurética, astringente, ácida y antiespasmódica. Favorece la eliminación de las toxinas y regula las funciones corporales.

Doméstico. Produce tintes amarillos o rojos.

Deja un comentario