HIERBA DE SANTA MARIA (Tanacetum balsamita)

La hierba de Santa María, planta aromática muy conocida, pertenece a una especie rizomatosa que tiene hojas ricas en aceite y flores que despiden un aroma balsámico, similar a la menta.

El aceite, que existe en todas las del género Tanacetum, es extremadamente fuerte y penetrante, y la planta contiene también otras sustancias de considerable interés. Hay que utilizarla en pequeñas cantidades y vigilar la posible aparición de alguna reacción alérgica.

El sabor fresco y picante de sus brotes tiernos es ideal para cocinar, desde ensaladas y sopas hasta cerveza de fabricación casera.

En el ámbito medicinal, solía utilizarse con el fin de combatir trastornos hepáticos y digestivos, catarros, resfriados y cefaleas, y para matar lombrices. Gracias a sus propiedades astringentes,

HIERBA DE SANTA MARíA ••• Tanacetum balsamita

Esta planta crece en racimos. El lugar idóneo para tenerla es aquel donde, al pasar, puedan rozarse las hojas para que despidan su fragancia.De las hojas, ovaladas, de color plateado y bordes dentados, se extrae un aceite con sabor
a menta. Los tallos, que son de color verde pálido, se tornan leñosos en la base.

Los rizomas, de un tono pardo claro, tienen raíces pobladas de hebras.

HIERBA DE SANTA MARíA •• Tanacétum balsamita

Esta planta es muy vistosa cuando cubre un terreno con lomas. Corte las flores con regularidad.

UN ACLARADO FRAGANTE

Si desea dar un aroma agradable a la ropa blanca, aclárela con una infusión de sus hojas secas. también se usaba en forma de pomada para curar irritaciones y pequeñas heridas.

Planta oriental

Aunque la señora Grieves menciona en A Modern Herbal su origen oriental, hoy se cultiva en gran parte de Europa. A Inglaterra llegó en el siglo XIV, y Culpeper la ponderó por su acción beneficiosa en el estómago y el hígado. Los primeros colonizadores de América solían utilizar las hojas como aromáticos marcadores de libros.

El cultivo de la hierba de Santa María

Aunque prácticamente crece en cualquier tipo de suelo, prefiere la tierra fértil y un poco seca, y la planta pospera mejor en un lugar cálido y soleado. La hierba de Santa María puede dividirse tanto en primavera como en otoño;
los rizomas se esparcen con rapidez, de modo que con el tiempo la división se hace indispensable.

Si se planta en lugares umbríos, producirá hojas, pero es probable que no florezca.

Culinario. Los brotes tiernos, bien picados y en pequeñas cantidades, dan un sabroso toque a ensaladas, sopas, rellenos, verduras y carnes, e incluso a ciertos pasteles.

 

 Medicinal. Como alivia las inflamaciones, solía aplicarse sobre las picaduras de insectos, así como también para aliviar problemas de vesícula e hígado.

 Decorativo. Utilícela para popurrís.

PRECAUCIONES: Úsela con moderación y manipúlela con cuidado: puede irritar la piel

Deja un comentario